• Ivette Estrada

Innovación desde dentro

Ser empleado y emprendedor al mismo tiempo no es una utopía. Se trata de una nueva filosofía de negocios en el que las empresas alientan la innovación interna.

Es una tendencia que prosperó en economías altamente desarrolladas ya que por cada 2.5% de infra emprendimientos de un país asciende un punto la competitividad de la nación. Así, empresas líderes en diferentes sectores, descubrieron que sus colaboradores podrían mejorar procesos y crear nuevos productos y soluciones.

Al estar familiarizados con la empresa, los trabajadores tenían más posibilidades de crear valores diferenciales a lo largo de la cadena de producción y logística. Más aún: ellos tenían la experiencia y conocimiento de nichos específicos de mercado para crear servicios alrededor de la marca.

Al mismo tiempo, impulsar la innovación interna representó una estrategia para frenar la rotación del personal y preservar el talento de las organizaciones.

Para generar el intra emprendimiento, la empresa impulsa que parte del horario laboral se emplee en generar ideas y crear nuevas propuestas. Para ello, debe contar con una estructura sólida para sostener, acompañar y aprovechar el espíritu innovador del trabajador.

En general, la empresa que desea impulsar la innovación interna debe apostar por la reducción de los procesos burocráticos, asumir estructuras horizontales, la comunicación abierta, el empowerment en cada uno de los puestos de trabajo e impulsar la gestión por objetivos y proyectos. Se trata de impulsar el liderazgo colaborativo más que el transaccional.

A nivel global existen empresas paradigmáticas en el intraemprendimiento, como Google, impulsor también de la gamificación. Pero ¿existen firmas mexicanas que apuesten por este sistema de trabajo? Si, aunque el infra emprendimiento tiene menos de una década en América Latina.

CEMEX es un ejemplo. CEMEX Ventures, por ejemplo, se centra en apoyar proyectos disruptivos y revolucionarios como Patrimonio Hoy. Éste ofrece asistencia técnica y materiales de construcción de alta calidad para que familias de bajos recursos puedan tener un hogar. Otras iniciativas de la cementera mexicana son Construyo Contigo, Construapoyo, Yo Construyo y Estufas Ecológicas.

Cinépolis es otro ejemplo de intraemprendimiento en México. Logró desarrollar un sinfín de proyectos enfocados a la mejora de la experiencia del cine, de los cuales los más conocidos son las salas VIP, membresía de prepago, eliminación de las filas con el sistema de pre-asignación de lugares, entre otros. Capta la innovación a través de la plataforma Cinépolis SeedCamp.

Alestra, líder en tecnologías de la información y comunicaciones, cuenta con cinco centros de datos únicos en su tipo y es la creadora de la primera oferta de nube empresarial en México. La firma mexicana es otro ejemplo del intraemprendimiento. Posee el HUB de innovación en la ciudad de Monterrey, un espacio diseñado por la compañía en colaboración con la Universidad de Stanford para desarrollar soluciones tecnológicas, servicios y procedimientos vanguardistas que transformarán los procesos de negocio de acuerdo con las necesidades de las empresas mexicanas.

En el momento actual, cuando los commodities inundan los mercados y se requieren cambios sustanciales en los productos y servicios, una fuente natural de la innovación está en el talento “de casa”, en aquellos trabajadores que conocen las necesidades y expectativas de los clientes, los que se familiarizan con las fortalezas y oportunidades de la propia empresa.

Si en un momento se asumió que los “genios vienen de afuera”, es momento de revalorar las propias capacidades internas. La innovación en casa puede catapultar oportunidades y talentos que hasta hoy pasaron desapercibidos.


2 vistas

© 2020 IVETTE ESTRADA