top of page
  • Foto del escritorIvette Estrada

Recuerdo

La música del corazón no cesa. A veces es leve tintineo, murmullo que se pierde entre las pisadas del tiempo, dentro del cuerpo del vidrio y en la piel de los imanes. Duerme en los relojes, en cavernas y pozos…se despliega feliz ante la lluvia y los manantiales y se vuelve estruendosa en el vientre de los bosques y en el paso veloz de las llanuras. Conforme transcurre la vida logramos distinguir las mil melodías que yacen entre nuestro esqueleto y el pecho, les ponemos incluso nombre y apellido. Así aparecen los rezos callados, el canto que se escabulle entre las piedras, el que flota en el polvo de oro de los dientes de león veraniego y el sonido-solaz-nido de las voces amadas, de las palabras que desde el cielo me dice todavía mi mamita. En la música interna hay risas que el tiempo recicla y revive la infancia y los juegos. Entonces no existe la muerte, se deshace el tiempo y te aferras a promesas no dichas. En el silencio más hondo amanece todo, te reencuentras. Respiras. Algo bueno germina.



21 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Día mundial del arte y la poesía

LOS TRES SELLOS: MUERTE, TIEMPO Y VIDA Por Ivette Estrada MUERTE Finitud. Ocasos que se vuelven ausencias, la no presencia, despedidas. Lágrimas en el cristal, sobre ventanas, en el fondo de los lagos

Tiempo

Comments


bottom of page