top of page
  • Foto del escritorIvette Estrada

Mayo

Aprendo a rezar sin palabras, con actos simbólicos que dan gratitud a la vida, lleno la memoria de momentos felices, me solazo en conversaciones a distancia con amigos y hago planes para cantar y visitar iglesias, componer el mundo, celebrar la vida. Las mañanas de mayo son polvo de oro que deambula por jacarandas y limoneros, que se atraviesa en las ventanas y nos recuerda que las noches obscuras terminan. Aparece entonces un credo diferente, no en las situaciones y la incertidumbre, sino en un poder que va más allá de lo que ahora que vivimos, una fuerza inextingible que nos permite afrontar todo y no reducirnos a víctimas de las circunstancias, sino alentarnos a construir nuestra realidad con una percepción más benigna. Aprendo a rezar sin emitir sonidos, sumida en un silencio que parece eterno, y sin embargo, un día amanecerán melodías y se perpetuarán los anhelos.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Día mundial del arte y la poesía

LOS TRES SELLOS: MUERTE, TIEMPO Y VIDA Por Ivette Estrada MUERTE Finitud. Ocasos que se vuelven ausencias, la no presencia, despedidas. Lágrimas en el cristal, sobre ventanas, en el fondo de los lagos

Recuerdo

コメント


bottom of page